Loading…

NOTICIAS / Acciones sociocomunitarias

29 de agosto, 2017

Campo de refugiados de Kakuma: La Ciudad de la Misericordia.

Los misioneros salesianos llevan más de 30 años en Kenia ofreciendo formación profesional y humana a los jóvenes. Desde 1993, además, trabajan en el campo de refugiados Don Bosco de Kakuma como operativos del Alto Comisionado para los Refugiados de las Naciones Unidas (ACNUR), sobre todo en el ámbito de la formación profesional, y reconocen que sería necesario ampliar el alcance de sus actuaciones para formar a mayor número de estudiantes.

Los Salesianos son la única institución que vive dentro del campo de refugiados, y por lo tanto tiene que hacer frente a los desafíos que se le presentan, pero también son muy apreciados por la labor que realizan. “Estamos seguros de que Don Bosco estará orgulloso de la dedicación de sus hijos que cuidan de estas personas marginadas. En un mundo en el que las consecuencias del mal son más evidentes, la tarea de crear el paraíso en la tierra es difícil, pero es posible”, aseguran los misioneros. Con las habilidades técnicas y capacidades necesarias para proporcionar una formación profesional completa para los refugiados y los jóvenes de la comunidad cercana, los misioneros salesianos contribuyen al crecimiento económico en Kenia y logran transformar a diario la vida de muchos jóvenes.

El año pasado se inscribieron un total de 3.774 estudiantes en los diferentes centros que gestionan los misioneros salesianos en el campo de refugiados y 2.843 consiguieron graduarse. Los Salesianos administran un centro principal en campo de refugiados que ofrece todos los cursos técnicos y también matemáticas y programas informáticos. Una segunda institución del campo se encarga de formar cada año a alrededor de 320 jóvenes en el sector agrícola; en tercer lugar, se ofrece formación en informática y tecnología, programas de alfabetización y aritmética; y, por último, un cuarto estamento, la nueva sede, alberga desde principios de este año varios cursos. En total, en los últimos años el centro Don Bosco en Kakuma ha capacitado a miles de jóvenes. Una vez que termina el periodo de formación, los estudiantes afrontan un examen administrado por el Gobierno de Kenia para poder acceder a un título oficial.

El próximo año, los Salesianos confían en comenzar los cursos de preparación para ayudarles a obtener al menos una calificación profesional. “Por el momento sólo podemos ofrecer cursos básicos de formación técnica, pero nos gustaría proponer programas que permitan a los estudiantes adquirir habilidades suficientes en las áreas de su elección”, explican los misioneros.

Fuente: MISIONES SALESIANAS

Otras Noticias