Loading…

NOTICIAS / Educación

08 de noviembre, 2017

Contra el acoso escolar: qué es el método KiVa

Para crecer y desarrollarse toda persona necesita un entorno sano y amigable. El bullying atenta contra eso y es algo que nos afecta a todos.

Para crecer y desarrollarse toda persona necesita un entorno sano y amigable. El bullying atenta contra eso y es algo que nos afecta a todos. Cuando una persona es maltratada, burlada o discriminada, aún sin recibir castigos físicos, es víctima de hostigamiento o bulllying. Una cargada o un chiste por un defecto pueden parecer inofensivos en el momento. Pero parecer no es ser. La persona que recibe el agravio resulta lesionada en su autoestima, su confianza y su identidad. Toda ocasión en la que pase es grave, pero si encima se mantiene en el tiempo, un espacio que debería ser de contención y resguardo  termina convirtiéndose en una pesadilla. Cuando hablamos de bullying hablamos de todos nosotros. Todos nos vemos afectados. Somos víctimas, victimarios o testigos. O somos todo eso. Pero de alguna u otra forma nos atraviesa. Una palabra se vuelve central: integración. Del que es hostigado, claro. Pero también del que hostiga. Y también de los que lo celebran o no hacen nada. Es necesario escuchar y trabajar con todos y a partir de allí crear una cohesión social y entender que somos distintos y que por eso no existe algo como ser superior o inferior al otro.

Método KiVa, un camino posible

La palabra método tal vez pueda sonar algo impersonal, como un conjunto de reglas o una fórmula matemática. Pero es un proceso constante que incluye a personas. El método KiVa comenzó a ser utilizado en Finlandia y, gracias a mostrar un buen desempeño, fue adoptado por otros países, incluso Argentina. Desde 2015 en dos escuelas de Salta y una de Pilar se puso en práctica. Precisamente su base es entender el problema como algo general y social y no reducirse a una situación entre dos o tres personas. Así lo explica Tiina Mäkelä, quien lleva adelante este proyecto en varios países: “El impacto del sistema se siente sobre todo en los acosadores, porque si cambian las actitudes de los demás, (acosar) ya no es tan divertido". "Cuando el grupo lo deja de apoyar y se queda solo, el acosador para”, agrega Francisca Isasmendi, quien lo implementa en Salta. La palabra KiVa es el acrónimo de Kiusaamista Vastaan, palabras del idioma finés que significa algo así como “en contra del bullying”. Un estudio hecho sobre 30.000 estudiantes de entre 7 y 15 años en ese país arrojó como conclusión que, gracias al método, el acoso escolar se eliminó en el 80% de las escuelas y se redujo en el 20% restante.

Todos valemos… hagamos valer eso.

Otras Noticias