Loading…

NOTICIAS / Educación

15 de febrero, 2018

Educación: ¿por qué tiene que ser prioridad?

Los argentinos ven a la educación como cuarta preocupación principal, según una encuesta. ¿Por qué no está primera si es la solución de las otras?

Los argentinos ven a la educación como cuarta preocupación principal, según una encuesta. ¿Por qué no está primera si es la solución de las otras?

Según se desprende de una encuesta realizada por el Centro de Estudios de Opinión Pública (CEOP), para los argentinos las principales problemáticas son la economía, la inseguridad y la corrupción. Recién ahí, en cuarto lugar, asoma la educación (seguida por desocupación y salud). Es decir, para los encuestados la materia educativa está por debajo de otras prioridades. Lo llamativo (o no) es que en 2016 el tema educativo ocupó el mismo puesto en esa encuesta y desde 2010 se mantiene mayormente en ese mismo escalón y con el mismo porcentaje: entre el 25 y el 28 por ciento, aproximadamente. La pregunta es: ¿no es la educación el camino indispensable para poder estar mejor? En ese sentido, ¿no es con educación como se pueden resolver – o mejorar – las otras problemáticas?   Encuesta del Centro de Estudios de Opinión Pública (CEOP) – diciembre 2017

(Fuente: Página 12)   Evolución de los temas principales para los encuestados - 2010-2015 (Fuente: Página 12)

La educación hace el cambio Precisamente a eso apunta el sistema preventivo ideado por Don Bosco . A potenciar y cultivar todo lo bueno que hay en el joven, todas sus capacidades y virtudes. Ésa es la mejor forma de evitar situaciones negativas y fomentar el bienestar de cada uno y de todos. Justamente de eso se trata este sistema: de prevenir. Es cierto que la economía, la inseguridad y la corrupción son temas que preocupan en Argentina y en el mundo, pero no podemos tomarlos como realidades separadas e independientes de la educación. Hablemos de inseguridad, por ejemplo.

El mismo Don Bosco señaló que si a los jóvenes que están en prisión alguien los hubiera escuchado, contenido y formado tanto con afecto como con valores, seguramente no estarían allí. La economía tampoco existe aislada. Numerosos organismos internacionales, entre ellos Misiones Salesianas, son claros y precisos: si todos los jóvenes terminaran sus estudios secundarios la tasa de pobreza mundial podría reducirse a la mitad. Concreto y contundente. Si decimos que un joven con educación es un joven con futuro también estamos afirmando que, gracias a esto, un mundo con educación es un mundo más equitativo, justo, seguro y menos corrupto. Desde ya que hablamos de educación formal y no formal, en un aula tanto como en el juego, en el trabajo y en cada instancia de la vida diaria. Desde ya, también, que hablamos de educación integral, formación en valores y en personalidad. Para aprobar un examen sabemos que hay que estudiar así como para cocinar algo sabemos que primero hay que poner los ingredientes. De la misma manera, para mejorar la economía primero hay que dar oportunidades a todos mediante educación y formarse en lo que beneficia al colectivo. Para reducir la inseguridad hay que ofrecer oportunidades y educar en las elecciones positivas y negativas. Para erradicar la corrupción, antes hay que educar en valores. Múltiples problemas, la misma solución. La educación es la herramienta más efectiva para estar mejor. Es hora de ponerla en el lugar donde corresponde, en el primer escalón de nuestra agenda.

Otras Noticias