Loading…

NOTICIAS / Formación para el trabajo

09 de noviembre, 2017

Formarse para ayudar a quien más necesita

La panadería y el Centro Artístico salesianos en Belén son ejemplo de formación de jóvenes con el objetivo de hacer frente a necesidades de su sociedad.

La panadería y el Centro Artístico salesianos en Belén son ejemplo de formación de jóvenes con el objetivo de hacer frente a necesidades de su sociedad.

Desde hace más de un siglo la panadería solidaria salesiana es toda una institución en Belén. Nació en 1891 y cada año cobra más importancia. Este emprendimiento sigue manteniendo tres objetivos centrales: producir alimentos para huérfanos alojados allí y familias de la zona, brindar cursos de capacitación y formación permanente para sus trabajadores y ofrecer ayuda a la población más carenciada de la ciudad. En cuanto al segundo objetivo mencionado, un primer aspecto a señalar es que sus trabajadores reciben formación constante en el oficio de panaderos.Pero además los salesianos cuentan con un Centro Artístico en la misma ciudad donde enseñan distintas tareas artesanales a los jóvenes que participan. Este espacio se constituye en la “única escuela en Palestina que promueve formación cualificada en el ámbito del procesamiento de la madera de olivos, nácar y cerámica”. De esta manera los salesianos logran dar a conocer e impulsar las tradiciones palestinas al tiempo que permiten a los chicos y chicas aprender, formarse y desarrollar una actividad profesional.

Esta capacitación tiene como fin que sean los mismos habitantes de Palestina quienes ayuden a sus coterráneos, logrando así sentido de pertenencia y trabajo en comunidad. La panadería salesiana ya es un recurso indispensable para quienes menos recursos tienen y es tal el nivel de producción alcanzado que se reparten unas 26 mil porciones de pan por mes entre las familias. Incluso durante la Segunda Intifada, una ola de violencia surgida del conflicto palestino-israelí, este centro salesiano tuvo una tarea fundamental y distribuyó alimento gratuito a 200 familias. La intención es que los jóvenes que se forman puedan dejar los frutos de su labor en la ciudad, que luego sean otros los que se capaciten y hagan lo mismo y así sucesivamente en una rueda incesante de solidaridad.      

Otras Noticias

Poder elegir el camino

Desde sus inicios el sistema preventivo tuvo a la formación profesional como una de las bases fundamentales. ¿Sabés por qué desde hace 150 años es así?