Loading…

NOTICIAS / Educación

11 de agosto, 2017

La educación transforma

Los fundamentos de la Obra de Don Bosco se sustentan en la educación como un elemento de transformación y de inclusión social. A principios del siglo XIX, Italia vivía tiempos de hambruna, desocupació

Los fundamentos de la Obra de Don Bosco se sustentan en la educación como un elemento de transformación y de inclusión social. A principios del siglo XIX, Italia vivía tiempos de hambruna, desocupación y crisis campesina. Muchos chicos y jóvenes pobres no encontraban lugar en esa sociedad y terminaban presos.

Juan Bosco al verlos en la cárcel reflexionaba: “Si estos jóvenes encontrasen afuera un amigo que los cuide, los asiste, los instruya (…) entonces quizás no volverían a caer”. Además de sacerdote, era un hombre de acción y para no quedarse en palabras, desde su propia historia de orfandad y pobreza, decidió dedicar su vida a esa juventud abandonada y en peligro. Para dar respuestas concretas a esos jóvenes abandonados Don Bosco creó el Sistema Preventivo, un método educativo particular que se pone en práctica a través de distintos caminos y que busca alcanzar principalmente a los adolescentes y jóvenes pobres y en peligro, porque hoy como ayer la juventud vive situaciones de vulnerabilidad muy similares. Por eso la propuesta de Don Bosco se extendió al mundo y también llegó a la Argentina hace 142 años. Una gran familia.

La Obra de Don Bosco se sustenta en cinco pilares: la educación formal y no formal, las acciones sociocomunitarias, la formación para el trabajo, emprendedorismo, el deporte y la vida saludable. La educación formal y no formal es quizá la tarea más conocida. A través de sus escuelas y también de grupos juveniles que realizan acciones sociocomunitarias, las chicas y los chicos encuentran lugares de conocimiento pero también de contención, amistad y alegría. En cada sede salesiana se educa evangelizando y se evangeliza educando, con un estilo particular que impregna la vida comunitaria y el proceso de aprendizaje. La familia salesiana es una comunidad que recibe y acompaña, está en permanente construcción y es parte de la Iglesia, pero vive particularmente atenta a su entorno, por eso sus puertas siempre están abiertas. Cambiar lo cotidiano En el competitivo mercado laboral actual es importante estar capacitado y “al día” con todos los adelantos tecnológicos. Para responder a esta necesidad, en numerosos centros de formación profesional se preparan carpinteros, electricistas y soldadores, entre otras especialidades que facilitan la inserción en los puestos de trabajo. Los cursos impartidos por docentes especializados son totalmente gratuitos. Pero no solo se busca que los jóvenes encuentren trabajo, también se los incentiva para que sean emprendedores y logren ser sus propios jefes. Para ello, se les brindan las herramientas para idear y concretar proyectos que estimulan el autoempleo y, también, la generación de puestos de trabajo para sus familiares y amigos.

El Sistema Preventivo también promueve la actividad física como una manera de ocupar productivamente el tiempo y cuidar la salud. Tanto el deporte como el arte son medios fundamentales en la propuesta educativa de Don Bosco también para favorecer la inclusión social. Y, por último, como la solidaridad no es un una palabra sino un compromiso, se promueven acciones de asistencia material, desarrollo integral y espiritual en rincones tan alejados como Gan Gan, en la Patagonia, y en barrios humildes, como Ludueña, en Rosario.

Otras Noticias