Loading…

NOTICIAS / Acciones sociocomunitarias

22 de diciembre, 2017

Premio Derechos Humanos para un centro salesiano

El Premio Derechos Humanos de la Abogacía 2017 se entregó a Ciudad Don Bosco, que reinserta a jóvenes de guerrillas en Medellín. A la paz paz y al joven, sueños.

El Premio Derechos Humanos de la Abogacía 2017 se entregó a Ciudad Don Bosco, que reinserta a jóvenes de guerrillas en Medellín. A la paz paz y al joven, sueños.


Imaginá despertarte cada mañana no por el canto de un gallo sino por el ruido de bombas y disparos. Pensá cómo sería ver de repente a una persona como vos que no es de allí, sino que fue secuestrada y está siendo maltratada. Figurá la imagen de no ir a la escuela ni recibir educación cada día. Reflexioná acerca de saber que la única posibilidad en tu vida es ser soldado en una guerra y no tener oportunidad de elegir otro camino. Es difícil formarse una imagen así porque no nos es algo cotidiano. Pero muchos chicos y chicas en Colombia ni siquiera necesitan imaginarlo… porque lo viven.

El conflicto armado en Colombia lleva más de 50 años. En 2016 se firmó un acuerdo de paz para terminar con esta situación pero el camino a desandar sigue siendo largo. El saldo de millones de muertos y desaparecidos, además de menores aislados, desprotegidos, sin educación y en malas condiciones de vida es una herida que va a tardar en sanar. Pero se debe hacer. Por eso Ciudad Don Bosco, en Medellín, dice presente hoy como desde hace 16 años y trabaja por la reinserción social de los y las jóvenes. Y por eso, justamente, fue reconocida. Este espacio recibió el Premio Derechos Humanos 2017 de la Abogacía que entrega el Consejo General de la Abogacía, superando a otros 26 candidatos de todo el mundo.

En particular se reconoció su propuesta de Casa de Protección Especial (Capre) y el programa Construyendo sueños. Los jóvenes vulnerables y desprotegidos, que crecieron en un entorno violento y vacío de contención, educación y oportunidades, encuentran en esa iniciativa la posibilidad de integrarse, formarse y decidir qué hacer en su vida. Un libro es mucho más útil que un arma y regalar vida es mucho más lindo que quitarla. Esos son los valores que comparten estos chicos y chicas y que en la Casa de Protección Especial pueden regar. Desde la educación, el amor al otro y la formación en valores, todo a partir de un ambiente de paz, los jóvenes de Medellín pueden dejar atrás sus historias de violencia y caminar hacia un futuro soñado y elegido. Volvamos al principio. Ahora imaginá despertarte cada mañana con la sonrisa de un amigo, comer sano todos los días, poder estudiar, ir definiendo tus gustos, elegir qué te gustaría hacer de grande. En Ciudad Don Bosco tampoco necesitan imaginarlo… porque lo viven.

Catalina y Manuel son ejemplo de ello y lo cuentan en “Alto el Fuego”, documental de Misiones Salesianas.

[embed]https://www.youtube.com/watch?v=jUtbk5GmZp8[/embed]

Desarmados, otro proyecto salesiano por la paz

De Ciudad Don Bosco también nació otro proyecto relacionado. El salesiano Fabio Díaz forma parte de esa comunidad en Medellín e impulsó, junto a otros autores, un proyecto multidisciplinar llamado Desarmados. El objetivo de esta propuesta es que compartan entre sí correspondencia y mensajes personas que participaron del conflicto armado y pudieron reinsertarse en la sociedad. Entre esas personas hay miles de jóvenes víctimas de una situación violenta que no decidían ellos. Alrededor de 300.000 niños son utilizados en guerras de todo el mundo como soldados, por eso Desarmados se pone de pie como una herramienta de paz.

El amor es más fuerte. La paz también.

Otras Noticias