NOTICIAS / Emergencia Covid-19

13 de Julio de 2020

Más frío en la ciudad, más calor de la comunidad


En Río Grande, Tierra del Fuego, Don Bosco distribuye bolsones de alimentos y organiza campañas de donación de ropa de abrigo y frazadas.

Veintitrés grados bajo cero: esa fue la sensación térmica el martes de la semana pasada en Río Grande, un valor que no se alcanzaba desde 1996. Puertas y ventanas amanecen congeladas, aumentan los accidentes al desplazarse a pie y en auto, las cañerías explotan al congelarse el agua y pasan días hasta restaurar el servicio.

La situación es más preocupante en los barrios del margen sur de la ciudad. Allí las viviendas son precarias y no hay conexión domiciliaria de gas, lo que hace difícil combatir el frío y aumenta el riesgo de incendios e intoxicaciones al quemar leña.

Ese mismo martes, mientras una gruesa capa de nieve cubría la escuela agrotécnica salesiana —la única en su tipo en la provincia— la comunidad de Don Bosco estaba preparando una nueva entrega de bolsones de alimentos en una de las capillas del margen sur.

La distribución lleva ya cuatro meses y, entre los barrios del margen sur y el margen norte, alcanza a más de doscientos hogares familiares. Las ayudas vienen de muchos lugares. La comunidad colabora con mercadería y dinero, los jóvenes se suman al armado y distribución de los módulos.

Si bien la provincia registra sólo cuatro casos activos de COVID-19, la situación económica sigue siendo angustiante. Por eso la obra salesiana lanzó una campaña de donación y entrega de ropa de abrigo y frazadas. Se necesitará toda la ayuda posible para pasar el invierno.


,

Otras Noticias