NOTICIAS / Educación

9 de Junio de 2020

“Si tengo la oportunidad de ayudar, acá estoy”


La información también es una necesidad, y los jóvenes lo saben.

“Pienso todos los días cómo se encontrarán mis chicos, en qué situación estarán, y quiero sentirme un poco más útil”, cuenta Constanza. Ella es una de las animadoras de las actividades juveniles que se realizan en la obra salesiana de Cipolletti, en Río Negro. En esta provincia como en Neuquén, la presencia de Don Bosco se tornó más necesaria que nunca ante la coyuntura inesperada que hoy se vive en el mundo.

Con mascarillas y barbijos puestos, Constanza y otros voluntarios recibieron donaciones y el sábado 23 de mayo por la mañana salieron a recorrer el barrio 2 de Febrero, una de las “tomas” o asentamientos informales de la ciudad. El mismo lugar donde cada sábado, hasta hace unos meses, organizaban juegos para chicos y jóvenes.

“Estamos yendo casa por casa tratando de concientizar sobre la importancia de la distancia y de la higiene, relata el salesiano Guillermo Tanos, el “padre Willy”. La municipalidad suministró los insumos: alcohol, lavandina, folletos. Y los jóvenes organizan, distribuyen y charlan con cada familia sobre cómo mejorar la higiene en cada casa.

Quiero destacar el compromiso de los jóvenes de nuestra obra salesiana. No quedarse quietos, salir, con todas las prevenciones, para estar cerca de nuestra gente, de los más pobres”, relata el padre Willy.

Mariano, uno de esos jóvenes de los que habla el salesiano, comparte su sentir: “La gente necesita de nuestra ayuda, de nuestra atención. Si tengo la oportunidad de ayudar y poder venir, acá estoy”.


,

Otras Noticias