NOTICIAS / Formación Para El Trabajo

26 de Junio de 2019

María Mazzarello educaba con el sistema preventivo, aún antes de conocer a Don Bosco. Una vida dedicada a Dios y las jóvenes más vulnerables.

María Domenica Mazzarello, también conocida como Maín, nació en 1837 en Mornese, pequeño pueblo del Piamonte italiano. Desde chica comprendió que Dios tenía una Misión para ella, lo que la llevó a dedicar su vida a acompañar a niñas y jóvenes carenciadas, abandonadas y excluidas, tal como lo hiciera Don Bosco con sus muchachos.

Como parte de la Asociación de las Hijas de la Inmaculada, Maín desarrolló una labor educativa en la que la dulzura y la paciencia hacían germinar un trato amable y familiar. Su propuesta pedagógica incorporaba una perspectiva distinta a la del castigo y el sistema represivo propios de su tiempo.

Estas cualidades, presentes en Don Bosco y propias del sistema preventivo, llevaron al fundador de las Hijas de la Inmaculada, Don Domingo Pestarino, a ver en Maín a la mujer capaz de interpretar el método educativo salesiano.

Es por ello que promovió el encuentro entre ambos, que finalmente se produjo en 1864 en el viaje de Don Bosco a Mornese. La confluencia de su acción hizo que en 1872 fundaran el Instituto de las Hijas de María Auxiliadora, hoy pilar de la Familia salesiana. Maín fue la primera Superiora General y acompañó a las hermanas con la cercanía y la paciencia que caracterizaba su trato hacia las jóvenes del taller y el hogar.

Maín instaba a las educadoras a que, cumpliendo ese rol, corrigieran los errores, pero siempre de modo afectuoso y comprensivo. En el taller, el oratorio festivo, el hogar y la oración, compartía con chicas y jóvenes la presencia de Dios e invitaba con su ejemplo a vivir con humildad, sencillez y alegría.

“Las cosas que se enseñan con el ejemplo quedan mejor impresas en el corazón y hacen mucho más bien”, escribe en una de sus cartas. Esta idea podría sintetizar su vida, que se apagó en 1881. Una vida dedicada a educar y acompañar desde el amor, la dulzura, la confianza y la fe, brindando oportunidades a mujeres que no las tenían, en especial a las más relegadas por la sociedad.


,

Otras Noticias