PROYECTOS / Acciones Comunitarias

2 de Agosto de 2021

La propuesta “Tejiendo Lazos” invita a jóvenes en situación de vulnerabilidad a tener otra perspectiva en su vida

La difícil situación que atraviesan muchas familias en el país se refleja con claridad en Santiago del Estero, donde un 39,4% de las personas vive bajo la línea de pobreza (casi 160.000 personas). Los índices de desempleo y deserción escolar, entre otros, son también preocupantes.

En ese contexto y como respuesta a las necesidades se constituyó hace años la propuesta salesiana “Tejiendo Lazos”, un espacio integral para jóvenes que forma parte del Oratorio Don Bosco.

Con el tiempo esta propuesta empezó a ocupar un rol cada vez más importante en la capital de Santiago y en la vida de muchos jóvenes. Actualmente son 80 los que participan del espacio, quienes tienen entre 13 y 30 años de edad.

Uno de ellos es Dani, quien cuenta: “Me siento como en casa. He encontrado la paz que no encontraba”. Otra joven es Nely, que así resume su experiencia: “Personalmente me ayuda un montón. Puedo tener un proyecto de vida”.

Esa es la misión principal de “Tejiendo Lazos”: acompañarlos y construir con ellos un horizonte para su futuro. Este objetivo no es menor considerando que el 30% de quienes participan no asiste a la escuela y el 70% restante presenta dificultades para sostener la trayectoria educativa. Además muchos no disponen de empleo y, de los que trabajan, la mayoría lo hace en situación informal, con empleos temporales en albañilería, gomerías y cartoneo, entre otros.

La mayoría de los adolescentes y jóvenes también se encuentran en situación de consumo problemático y no existe en el barrio alguna oferta atractiva para alejarlos de contextos de riesgo.

Por eso “Tejiendo Lazos” nació de una necesidad latente y hoy es una referencia en el barrio y en la vida de los jóvenes que forman parte. ¿De qué manera los acompaña? Con distintas acciones que se complementan:

  • Colonia en verano: en enero de cada año los jóvenes de “Tejiendo Lazos” participan de esta propuesta junto a jóvenes de otros espacios de la provincia.
  • Talleres socioeducativos: se desarrollan todo el año y son los de panificados, electricidad, guitarra, deporte y educación ambiental.
  • Refuerzo alimentario todos los días.
  • Acompañamiento interdisciplinario: con un gabinete profesional integrado por una psicóloga, una educadora para la salud y una trabajadora social

Con un pie en el Patio y la Parroquia y otro en la calle, la comunidad salesiana de “Tejiendo Lazos” se hace presente en la cotidianeidad de jóvenes vulnerables y les muestra no solo que existe la posibilidad de un futuro mejor, sino que esa oportunidad es para ellos.