PROYECTOS / Formación para el trabajo

29 de Abril de 2021

En un contexto de pobreza y desempleo, que afecta especialmente a las mujeres, María Auxiliadora brinda oportunidades.

Formosa forma parte del Noreste argentino (NEA), una de las regiones con mayor pobreza del país. Por otra parte las mujeres, en especial jóvenes, son el sector más afectado por el desempleo. Frente a ambas situaciones problemáticas, el Centro María Auxiliadora se torna un actor imprescindible.

Este Centro de Capacitación Laboral forma parte de la obra de Don Bosco en Formosa. Es una propuesta en la que se capacita a cerca de 400 mujeres para promover su inserción sociolaboral, a través de 9 talleres (Diseño y producción de indumentaria, Pintura sobre tela, Informática, Peluquería, entre otros).

Casi la totalidad de quienes asisten a este espacio son mujeres, lo cual responde a una necesidad actual. Ante una tasa de desempleo elevada en Argentina, las mujeres se ven afectadas en mayor medida: un 25% de mujeres de entre 15 y 29 años están desempleadas frente al 15,4%% de los hombres. Se calcula asimismo que cerca de 954 mil mujeres quieren trabajar o estudiar y no lo consiguen, frente a 606 mil varones.

En el caso de quienes se forman en el Centro María Auxiliadora se suman otras condiciones de vulnerabilidad: más del 30% no pudo completar sus estudios medios, muchas tienen hijos u otros familiares a cargo, la mayoría vive en los barrios más carenciados de la ciudad y muchas, incluso, provienen de etnias originarias expuestas a mayor exclusión (qom, wichí, pilagas).

Ante este panorama, contribuir a la equidad de género es un lineamiento que sustenta las acciones del Centro, en cuanto a estructuración de los cursos y presencia mayoritaria de alumnas mujeres. A esto se agregan propuestas complementarias para promover el empoderamiento económico y laboral y reducción de la desigualdad, como realización de encuentros de capacitación en enfoque de género y jornadas de reflexión anual que involucran a alumnas, docentes, equipos directivos y equipos de gestión, animación y acompañamiento.

Si bien tiene dos anexos, el Centro María Auxiliadora no cuenta con un espacio principal propio, por los que comparte los de la parroquia con otras actividades. Con el apoyo de donantes y empresas solidarias se está construyendo una nueva sede, que permitirá mejorar las condiciones en que se dictan los cursos y aumentar la cantidad de 9 a 13, ofreciendo mayores posibilidades de inserción laboral.

En Formosa como en todo el país el contexto es crítico. El Centro María Auxiliadora contribuye a dar respuesta desde una mirada salesiana: preventiva e inclusiva, con un ojo en el presente y otro en el futuro.